Saltar al contenido

COVID-19: ¿Por qué la Censura en las Redes Sociales es inútil?

COVID-19: ¿Por qué la Censura en las Redes Sociales es inútil?

Tal vez abras notado que últimamente están despareciendo muchos videos de youtube o contenidos relacionados al COVID-19 debido a la Censura en las Redes Sociales. ¿Pero que tan efectivas son estas medidas? ¿Realmente sirven para frenar la desinformación o solo nos están manipulando para que veamos únicamente la información que a ellos les interesa?

La moderación, de los contenidos y comentarios, es uno de los aspectos más importantes y desafiantes de las redes sociales. Con la pandemia de COVID-19, las redes sociales han estado bajo mayor presión que nunca para vigilar sus plataformas para evitar la propagación de información errónea.

Como resultado, Facebook, YouTube, Twitter y otros gigantes de las redes sociales han aumentado su censura a toda marcha. Pero hay algo que  están ignorando, y es que  los problemas estructurales que poseen permiten la difusión de información errónea en sus plataformas.

videos censurados covid-19

Estas redes sociales cada vez están cerrando más el cerco de lo que sus usuarios deberían y no deberían ver y creer. Están echando a los buenos usuarios y eliminando innumerables publicaciones, páginas y grupos inofensivos simplemente por hacer preguntas sobre COVID-19 o presentar opiniones que difieren de las de los ejecutivos y autoridades de la red social. Esta censura generalizada de ideas es contrario a todo el propósito de las redes sociales.

Lo dice el refrán: no aclares, que oscurece.

El 11 de mayo, Twitter anunció que agregaría etiquetas a los tweets con información falsa o disputada sobre COVID-19, y Facebook ya comenzó a agregar etiquetas similares. Esta es una curita que no resuelve el problema fundamental y en realidad puede crear aún más problemas.

Según la investigación del MIT, cuando las personas ven que algunas publicaciones en las redes sociales que tienen etiquetas de advertencia, es mucho más probable que asuman, incorrectamente, que todas las publicaciones sin estas etiquetas de advertencia han sido verificadas por verificadores de hechos. El problema es que solo una fracción de las publicaciones con información falsa o no verificada se verifican y marcan como tales.

El problema básico es el modelo de negocio o generación de ingresos de micro-focalización de Facebook, YouTube, Twitter y todas las redes sociales convencionales. Estas compañías permiten a los  proveedores de información errónea, pagar para impulsar el contenido a audiencias específicas más susceptibles de creerlo.

Hace dos semanas, después de que Facebook había prometido evitar la información errónea, permitió a los anunciantes dirigir anuncios a 78 millones de usuarios interesados ​​en la «pseudociencia».

Poner etiquetas de advertencia en ciertas publicaciones con información no verificada es una solución superficial que no resuelve este defecto estructural.

Esto no quiere decir que las compañías de redes sociales deban renunciar a la moderación por completo e instituir una política de «todo vale». Si un usuario, grupo, página o publicación infringe la ley o incita a la violencia, las amenazas, el odio, la intimidación, el acoso, etc., las empresas tienen el deber de investigar y eliminar a ese usuario o contenido para mantener a sus otros usuarios seguros.

Si los usuarios o grupos desean tener conversaciones siguiendo estas reglas básicas de conducta y compartir diferentes puntos de vista sobre política, religión, sexualidad, tratamientos médicos, dietas, regímenes de ejercicio, suplementos, estilos de vida, etc., no es el papel de las empresas de redes sociales censurar tales discusiones.

La postura sobre una posición, ya sea relacionada con política, medicina, salud, estado físico, ciencia o cualquier otra cosa, a menudo se ha revertido o cambiado con el tiempo. En nuestro período actual de COVID-19, qué información es «verdadera» está cambiando a un ritmo sin precedentes;

  • En enero, la Organización Mundial de la Salud tuiteó falsamente que COVID-19 no podía transmitirse de persona a persona;
  • en marzo, se recomienda no usar una máscara si no está enfermo.
  • En abril, el presidente Trump sugirió falsamente durante una reunión informativa en la Casa Blanca que COVID-19 podría tratarse inyectando desinfectante en el cuerpo.

¿Deben las redes sociales censurar a la OMS o al Presidente Trump?

La censura a menudo es contraproducente y amplifica lo que estaba destinado a ser silenciado. Es natural querer ver lo que está prohibido, razón por la cual los libros a veces se vuelven más populares después de ser prohibidos.

Cuando se trata de teorías de conspiración, esto es aún más cierto. Prohibir el contenido demuestra a los conspiradores que debe ser valioso porque las autoridades no quieren que lo vean.

Se pretendía que las redes sociales fueran un lugar donde las personas buenas de todos los tipos sean libres de expresarse y compartir opiniones auténticamente. La censura generalizada que estamos presenciando actualmente es contraria a este propósito.

¿Y tú que opinas al respecto? Me gustaría saber tu punto de vista en los comentarios.

Comenta con Facebook
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!