Saltar al contenido

Lo que conseguí con un buen perfil en LinkedIn (Testimonio Real)

Lo que conseguí con un buen perfil en LinkedIn (Testimonio Real)

Por: Julian Rojas Millán

La gente subestima LinkedIn. Hay cierto sesgo hacia carreras afines a desarrollo de tecnología digital, es cierto. Pero me fui a Colombia y ahora a Francia con visa y todos los gastos pagos gracias a un buen perfil en LinkedIn.

No se pierde nada en tomarse el tiempo para armarlo. Debes ser bueno en lo que haces y demostrarlo en tu perfil, los reclutadores no comen cuento. Sería más bien un plan a mediano largo plazo, pero la idea es dejar el cortoplacismo.

Lo que conseguí con un buen perfil en LinkedIn (Testimonio Real)
Perfil de Julian Rojas Millán en LinkedIn

Lo primero que aprendí de LinkedIn

  1. Crear un perfil en LinkedIn, y un buen CV y cartas de presentación, son cosas que toman tiempo. Buscar trabajo es un trabajo. Cuando hice mi perfil y mi primera versión del CV buscaba irme del país en 2015, me tomó casi 2 semanas estar conforme con los datos y la información allí colocada. No olvides poner en LinkedIn que estas en búsqueda activa de empleo!
  2. LinkedIn es un plan a mediano y largo plazo. Es posible conseguir ofertas en el corto plazo, pero no deberías planificarte en función de ello. Desde diciembre de 2015 hasta febrero de 2018 recibí 5 ofertas con un intervalo de 4 y 6 entre cada una.
  3. Hay que tocar todas las puertas enviando su perfil a quien sea. Las herramientas de LinkedIn Premium están pensadas para que los reclutadores te encuentren, no al revés. Como no es accesible a todo el mundo es un Plan a Largo plazo.

En este sentido, hay que tener paciencia para armar un buen CV que sea corto y legible en PDF. Y tener varias versiones del mismo en Español e Inglés, así como cantidad de información.

Lo haces la primera vez y luego es fácil actualizar. Por lo que lo recomendable es trabajar con una plantilla en word o algún programa de diseño que sea fácil de utilizar para ti.

Tu plan a corto plazo: darte a conocer

En este caso Julian es Pogramador por lo que trabajó usando Upwork y Workana, además de ir creando su red de clientes particulares. No se puede descuidar ningún frente. Sí, es mucho trabajo, pero si no te promocionas te mueres de hambre.

El algoritmo de búsqueda está basado en la cantidad de información de tu perfil, cada cuánto actualizas y tus interacciones. No importa si eres Pro o no, no tiene nada que ver. La razón es lo de siempre «si el servicio es gratuito, tú eres la mercancía«. LinkedIn está pensado para los reclutadores que pagan por conseguir los mejores perfiles.

  1. Armen un buen perfil. Sean honestos, detallados, echen el cuento de cuáles fueron los retos en su trabajo, cómo lo resolvieron y que lograron al final. Y no se preocupen en crearlo en la primera sentada, como dije, lo que importan son las actualizaciones, así que pueden pasar todo el tiempo que necesiten hasta que estén conformes. Cada semana se meten y arreglan algo.
  2. Completen el perfil. Hagan lo que LinkedIn les dice que haga, llenen todo lo que puedan llenar hasta que el porcentaje del perfil sea alto. eso cuenta bastante.
    • “Chamo, pero no tengo título, o cursos”…
    • Chamo, haz uno por lo menos. ¿Sabes? tienes que querer mejorar profesionalmente también.
  3. Es bueno tener un perfil en español e inglés. La mayoría de las oportunidades las buscan en inglés así el reclutador sea de habla hispana, y tener dos perfiles aumenta tu puntuación en el algoritmo.
    • «Chamo no sé inglés».
    • Aprende.
  4. Depende del área en la que te desempeñes, pero un buen perfil para LinkedIn es aquel que tiene ejemplos de trabajo, vínculos al mismo y multimedia.
  5. Pon una maldita buena foto. Nada de recortes de una foto en una fiesta ni fotos de hace 4 años. Tómate una foto para el perfil, con una sonrisota, nada de fotos de pasaporte. Es en serio, LinkedIn tiene reconocimiento facial.
  6. El número de conexiones es importante, especialmente si son afines a ti. En 2015 leí que un buen número está por encima de 450 conexiones. Al día de hoy tengo casi mil. Manda invitaciones, no tienes que personalizarlas si no tienes tiempo, la gente les da aceptar casi por inercia.  Acepta invitaciones.
  7. La razón por la cual el número de conexiones es importante, es porque las interacciones son importantes. ¿Saben todos esos anuncios estúpidos de ‘Fulanito tiene nuevo puesto, ¿quieres felicitarlo?’? pues hazlo, no son anuncios estúpidos. Son interacciones.
    • No tienes que pasar todo el día en eso obviamente, pero que entres a tu perfil una vez por semana, revises las notificaciones y felicites con el mensaje por defecto basta. Aplica para cumpleaños y cuanta vaina salga.
    • ¿Muchas notificaciones? yo las tengo apagadas en mi cel, y si bien no desactivé los correos, podrían hacerlo, gracias a Inbox los correos no me llegan a la bandeja principal. No veo nada de eso, simplemente voy a la página de vez en cuando y reviso notificaciones. Yo nunca escribí en el blog, pero para creadores de contenido es buena idea, porque es ejemplo de tu trabajo. Pero ni siquiera tienes que escribir, puedes compartir vínculos de tu área o simplemente hacer click en vínculos que compartieron otros.
    • LinkedIn cuenta los clics que das y las noticias de otros que compartes. Yo sí leía, y leo, los vínculos, pero ni siquiera tienes que hacerlo si no te da la gana.
  8. En la onda de las interacciones, es buena idea endosar (endorse) las habilidades de otros. Pero hacerlo sinceramente. Hay formas para el algoritmo de red neural de saber si lo estás haciendo solo por los clics (yo sé de eso, estudié eso). La idea es que la gente, por amabilidad, te devuelva el endoso en tus habilidades, y ocurre, no es raro, pero puedes invitar a tus amigos a que lo hagan.
  9. Escribe recomendaciones a otros. Sinceras, cortas y profesionales. Son más valiosas entre más cerca estés del contacto (en cualquier caso LinkedIn no permite recomendaciones así a lo loco). Invita a gente que trabajó contigo a que haga lo mismo. Entre más hagas y obtengas mejor, pero no tienes que hacer ni tener 30, con 4 o 5 basta. (Lo de endorso y recomendar entra en lo referente a tener un buen perfil, es de las cosas que LinkedIn te pide hacer).
  10. Debes ser bueno en lo que haces. Debes saber venderte, que es lo que trato de ayudar, pero si no eres bueno, si no tienes como armar un buen perfil, pues no hay LinkedIn que valga. Los reclutadores que te pueden contactar usualmente buscan llenar una cuota, pero si le hacen perder tiempo a las empresas, ese reclutador se va a joder. En mi experiencia, los reclutadores huelen la mediocridad. Si estás comenzando, toca como con todo, buscar experiencia. Si tienes tiempo trabajando en el área, ¿cómo es que sobreviviste si no eres bueno? La idea no es desanimar, sino al contrario. Si no tienes méritos toca esforzarse, pero un par de personas que conozco, al tratar de llenar el perfil de LinkedIn y ver que no los tenían, descubrieron que su trabajo no les gustaba. Y lo cambiaron.
  11. ¿Qué hacer con los reclutadores? responderles, contestar sus formularios, aceptar la entrevista por Skype o Hangouts. Usualmente no terminan en nada, pero entras en la base de datos. Esos reclutadores, como dije, buscan llenar cuotas. Si tienen bases de datos es más fácil llenar esas cuotas, y entre más te llamen más probabilidades hay de que cuadres. En mi caso, especialmente, 2016 y 2017, me llegaban entre 1 y 3 mensajes o correos de reclutadores. Tú respondes. Listo. Ya les muestro un ejemplo. Enero de este año. Recibí 3 correos. Poco menos de un correo por semana en promedio. Nada mal. He llegado a recibir 3 en una semana. En este caso no era mi área, pero Ud. responde igual e indica en qué es bueno, qué busca y cómo lo quiera. Ud. pide que no sabe si le dan.
  12. ¿Qué hacer con el perfil de LinkedIn? sin que me quede nada por dentro: manda esa mierda a todos lados. En 2015, cuando actualicé el perfil buscando irme del país, mandé 620 correos. Es en serio.

¿Cómo resultó todo?

Tenía 2 plantillas, inglés y español, carta de presentación y el perfil de LinkedIn. Usé google para buscar y mandé esa mierda a cuanta vaina se me atravesara.

Tenía planeado enviarlo, pero Efecto Studios en Bogotá me contactó a finales de 2015 antes de siquiera escribirles. Supongo que aparecí por los contactos mutuos que teníamos.
– «Es que hay que ser inteligente a la hora de enviar el perfil»
– No pana, déjate de vainas, pasé literalmente 2 semanas armando ese perfil de mierda, lo va a ver hasta la iglesia, no me interesa.

De esa manera la gente te agrega a su lista de correos, pero especialmente a su perfil en LinkedIn, y alimentas el ciclo de interacciones. Durante 2016 y 2017 literalmente nunca envié el perfil. Igual me llegaban mensajes.

Mi primer perfil lo armé a finales de 2013, cuando no entendía mucho.

En enero de 2014 una empresa de VR y petróleo me contactó. Comencé en febrero. Me ayudó que yo sé que aún somos pocos en el área. Esa empresa me despidió en septiembre de 2015. Allí me senté a investigar y armar un buen perfil.

Conseguí buenos trabajos temporales enviando el perfil, pero como dije, al final de 2015 Efecto Studios me contactó. Me mudé a Medellín, todos los gastos pagos.

Mi contrato expiró en diciembre 2016. Trabajé por Upwork y conseguí buenos tigres enviando mi perfil (trabajos freelance, todo me ayudó a futuro). En agosto de 2017 una empresa en Medellín me contacta gracias a LinkedIn, trabajé con ellos hasta marzo de ese año.

En febrero de 2018, Darewise me contacta usando LinkedIn. 

Escribo esto desde París, me vine con todos los gastos pagos!

Quizá 4 años parezca mucho tiempo pero para mí, que en 2013 estaba por fin saliendo de mi período depresivo, 4 años fue todo un logro. Y eso que yo estaba muy contento en Medellín.

Tengan en cuenta que, como le leí a Stephanie Hurlburt, el mejor momento para buscar trabajo es cuando tienes trabajo. Por eso el LinkedIn es importante. Toca trabajar y fajarse. No sean comunistas.

Espero que les sirva.

Comenta con Facebook
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!