Saltar al contenido

¿Se puede justificar el espionaje de WhatsApp y Snapchat?

¿Se puede justificar el espionaje de WhatsApp y Snapchat? 1

La seguridad en Internet, particularmente la seguridad en las redes sociales, es uno de los numerosos desafíos que afectan a las familias modernas. A los padres les preocupa que sus hijos reciban contenido inapropiado en línea y posiblemente sean intimidados por otros a través de las redes sociales. Debido a estas preocupaciones, ha surgido la cuestión de si se debe permitir a los padres monitorear los teléfonos de sus hijos y husmear en las redes sociales.

La Generación Z es más consciente de las preocupaciones sociales, los derechos humanos y la libertad personal, que contribuyen a que se conviertan en buenos ciudadanos y miembros responsables de la sociedad. Muchos estudios a gran escala han encontrado que los adolescentes de la Generación Z se encuentran entre los adolescentes con mejor comportamiento en la historia registrada, según datos de la Encuesta de Vigilancia de Conductas de Riesgo Juvenil.

Son menos propensos que las generaciones anteriores a beber alcohol, fumar, usar drogas ilícitas o tener relaciones sexuales. Sin embargo, los padres continúan preocupados por la seguridad de sus hijos y desean tener control sobre sus vidas y una voz en sus asuntos cotidianos. Es porque los padres se ponen ansiosos por cosas que están fuera de su control.

¿Por qué los padres pueden sentir la necesidad de ejercer el control?

La supervisión de los padres puede ser un desafío en la era de las redes sociales y los teléfonos inteligentes. Algunos problemas relacionados con esta nueva era de la tecnología incluyen la adicción a la pantalla, el sexting, los ataques de malware, el ransomware y los esquemas de phishing. Sin mencionar los malos resultados académicos debido al uso intensivo del teléfono.

Los estudiantes revisan sus teléfonos y dispositivos inteligentes con frecuencia a lo largo del día, la mayoría de los cuales se gastan en las redes sociales. El informe de Common Sense Media descubrió que los adolescentes (de 13 a 18 años) usan un promedio de nueve horas diarias en las redes sociales, mientras que los preadolescentes (de 8 a 12 años) pasan en promedio seis horas al día en las redes sociales. Curiosamente, esta cifra no incluye el tiempo dedicado a las redes sociales para la productividad, como la investigación o la discusión de la tarea con los compañeros de clase.

Quizás te interese  ¿Qué es WhatsApp Plus y para qué sirve? Pros y contras

Y estas cifras han ido subiendo rápidamente. El uso de las redes sociales entre los niños ha aumentado un 17 % en los últimos dos años, con un crecimiento exponencial en comparación con los cuatro años anteriores. Una explicación simple de este salto repentino podría atribuirse a la pandemia. Pero independientemente de las circunstancias, el uso de las redes sociales entre los preadolescentes es inevitable y solo se volverá más común.

Conduce a una implosión de varios problemas perjudiciales para los preadolescentes y los niños más pequeños. Según un estudio, el aumento del uso de teléfonos inteligentes se asocia con una disminución del rendimiento académico. Como resultado, los dos tienen una relación agria, lo cual tiene sentido. Teniendo en cuenta estos hechos, no es de extrañar que muchos jóvenes tengan dificultades para aprender. Tienen sus teléfonos abiertos, se desplazan a través de varias fuentes, comparten memes y chatean con varias personas a la vez, lo que arruina significativamente sus puntajes en las pruebas.

Cuando un estudiante estudia de forma remota e intenta alcanzar un objetivo específico, se distrae. Se debe a que su atención se aleja del problema en cuestión y se centra en sus teléfonos celulares. Su crecimiento mental y su atención se ven obstaculizados porque su enfoque está en todas partes. Debido a esta disminución de la atención durante las sesiones de aprendizaje remoto, los puntajes de las pruebas y los exámenes de los niños también se ven afectados.

En una investigación, los alumnos que admitieron usar un teléfono inteligente se desempeñaron peor que los que no lo hicieron. El uso de teléfonos celulares como una fuente constante de distracción es otra señal de adicción a los teléfonos celulares, y los padres sienten la presión adicional de abordar este problema de la mejor manera que saben.

Los padres no abordan el problema

Y los padres, en la mayoría de los casos, reaccionan mal al escuchar la noticia de que sus hijos tienen dificultades en la escuela y, en lugar de estar involucrados en las tareas escolares y domésticas, pasan tardes enteras con los ojos pegados a las pantallas de sus teléfonos. Los padres harán el movimiento clásico de quitarles los teléfonos a sus hijos, castigarlos o, peor aún, obligarlos a cortar todas las comunicaciones con sus amigos.

Empeora la situación, haciendo que los preadolescentes estén más resentidos con sus padres y sientan que son castigados injustamente por cosas que están fuera de su control. Los padres no abordan el problema y, en lugar de aceptar el cambio, tratan de apegarse a su forma convencional de pensar.

El control excesivo empeora el problema

Sin embargo, su preocupación está justificada, ya que el uso excesivo del teléfono móvil no es saludable, como todos los excesos. Pero castigarlos y quitarles sus teléfonos es lo último que debe hacer como padre.

Quizás te interese  Cómo hacer Videollamadas en whatsapp con más de 50 usuarios

Los padres pueden sentirse impotentes al intentar regular a sus hijos e inculcarles hábitos y valores saludables. Pero, los niños en estos días saben lo que están haciendo y tienen mejores conocimientos técnicos que sus generaciones anteriores. Y el uso excesivo del teléfono es una reacción, no una acción directa. Significa que están ocurriendo problemas más profundos en sus vidas, lo que hace que escapen de la realidad a través de las pantallas de sus teléfonos.

La desventaja más grave del control excesivo es el daño que causa al vínculo entre padres e hijos. Los hijos de padres sobrecontroladores tienen más probabilidades de ser reservados, menos confiados y menos propensos a compartir sus problemas y opiniones.

Los adolescentes y adultos jóvenes que creen que reciben supervisión continua pueden desarrollar ansiedad social y falta de confianza. El control excesivo también puede hacer que los adultos jóvenes se sientan solos, lo que les impide hacer amigos. Y todo lleva de vuelta al problema original, los niños no comparten los problemas de sus vidas con sus padres en lugar de recurrir a las redes sociales en busca de ayuda.

Los padres necesitan ayuda externa

Los padres no necesitan involucrarse en cada pequeño detalle de la vida de sus hijos, pero sí necesitan el panorama general. Los padres deben tener una relación cercana con la compañía que mantiene su hijo y hablar abiertamente sobre lo que podría estar pasando su hijo. Pero ningún niño revelará directamente sus secretos, especialmente a los padres a quienes perciben como su némesis. En su lugar, los niños recurrirán a aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp y Snapchat para desahogarse, ya que sienten que pueden hacerlo en un espacio sin prejuicios, sin tener que explicarse a sí mismos.

Para superar este obstáculo, los padres necesitan una especie de ayuda y algo en lo que puedan confiar cuando sienten que el uso de las redes sociales por parte de sus hijos se les está yendo de las manos. Esta ayuda externa puede venir en forma de una aplicación de monitoreo de Snapchat o aplicaciones de acecho de Whatsapp.

¿Cómo aparece XNSPY en la imagen?

XNSPY es una de las aplicaciones de espionaje que el ofrece acecho de WhatsApp, lo que permite a los padres unirse a la conversación con sus hijos para asegurarse de que no ocurra nada demasiado grave. XNSPY ayuda a aliviar las preocupaciones de los padres demasiado ansiosos que solo quieren lo mejor para sus hijos, pero no saben cómo cerrar la brecha de comunicación.

Quizás te interese  ¿Porque aparece from facebook en whatsapp?

XNSPY es una solución conveniente para espiar los teléfonos inteligentes de los niños, ya que combina todas las capacidades de otras poderosas aplicaciones de acecho de WhatsApp. Su aplicación integrada de monitoreo de Snapchat lo convierte en un paquete completo para todos los teléfonos Android populares en el mercado.

¿Cómo permite XNSPY acceder fácilmente a los mensajes de las redes sociales de los niños?

Los usuarios simplemente instalan la aplicación en el dispositivo que desean espiar, inician sesión en su cuenta y utilizan el software espía de mensajería instantánea de XNSPY desde el navegador a través de su cuenta. Para monitorear las aplicaciones de mensajería instantánea de los usuarios, inicie sesión en su cuenta de tablero, vaya a la barra de menú de funciones en el panel izquierdo y luego seleccione Messenger. Una vez allí, elige la aplicación de chat que deseas monitorear. La aplicación también muestra la marca de tiempo de cada mensaje. Cabe señalar que para usar esta función, primero debe rootear el dispositivo. Puede encontrar más información sobre cómo monitorear Snapchat en Android con XNSPY en su sitio web oficial.

La herramienta Screen Record de XNSPY es ideal para capturar hilos completos de Snapchat y WhatsApp, ya que no alarma al usuario de Android. Entonces, el usuario sigue usando el teléfono como lo haría normalmente.

Esta función es exclusiva de XNSPY, ya que recopila capturas de pantalla al habilitar de forma remota las capacidades de grabación de pantalla del dispositivo de destino. Incluso si el usuario elimina su historial de conversaciones de cada aplicación de mensajería, las capturas de pantalla permanecen en el tablero.

La herramienta de grabación de pantalla de mensajería instantánea evita el cifrado de extremo a extremo en los servicios de mensajería instantánea como WhatsApp y Facebook Messenger. Mediante la recopilación de capturas de pantalla. Permite que el programa mantenga un registro visual de todos los hilos de conversación y supervise los hilos de mensajería instantánea. La actualización más reciente permite a los usuarios capturar pantallas en varios aspectos, lo que permite detalles nítidos con el contexto completo necesario para ayudar a los niños.

Con todas las circunstancias en mente, el espionaje de WhatsApp y Snapchat se justifica si significa que los niños están protegidos y se vuelven más abiertos y menos adictos a sus teléfonos.

Las Redes Sociales