De la experiencia personal, puedo decir que adolescentes y adultos jóvenes bajo supervisión constante desarrollan ansiedad social.
Los padres deben tener una relación cercana con la compañía que mantiene su hijo y poder hablar abiertamente con ellos al respecto.

Responder